martes, 30 de abril de 2013

[CSIT-UP] 'Huelga el día 7 de mayo en toda la Sanidad Pública madrileña'

• 'Contra el Plan de Medidas de Garantía de Sostenibilidad del Sistema Sanitario Público de la Comunidad de Madrid
• Contra el Plan de Ordenación de Recursos  Humanos
• Para la retirada de los pliegos de privatización  de los 6 nuevos hospitales
• Para el mantenimiento de las 26 categorías  declaradas a extinguir
• Contra la privatización de los 27 centros de salud'





Fuente y texto completo
: CSIT-UP 29/04/2013

4 comentarios:

Anónimo dijo...

El cabecilla de Comisiones Obreras (CCOO) área 4, Juan Antonio Molero Cid, condenado por agredir a una mujer de 63 años de edad en el recinto del Hospital Ramón y Cajal. La mujer necesitó atención médica urgente tras la brutal agresión.

Más detalles:
http://www.bocm.es/boletin/CM_Boletin_BOCM/2013/01/04/00300.PDF
(página 160)

Qué buen ejemplo para la defensa de la sanidad pública.

Personia.es dijo...

Se puede hablar de lo que se quiera. Pero es un ejercicio de honestidad mínima, enterarse de lo que se habla. Olivia Marquez no demuestra esa honestidad.
Para su información, no sucedió así. Los hechos se reducen a que la Sº de 63 años, Lucia Cobo, jefa de CSIT-UP del Area 4, estaba arrancando carteles de CC.OO., y Juan Antonio Molero se límito a interponerse entre ella y los carteles. Simuló después una lesión utilizando su condición de médico y de mujer. La sentencia definitiva esta pendiente por estar recurrida la provisional de la que Olivia Marquez habla sin fundamento alguno.

Anónimo dijo...

Lo que no dijo Felipe VI
En el mismo día, el de la coronación del nuevo rey, en que se daba por sentado que la monarquía parlamentaría era la garantía de continuidad democrática, se detenía, retenía y se identificaba a ciudadanos que expresaban pacíficamente su discrepancia, con voces y banderas republicanas, como si se tratase de seres peligrosos. Toda una contradicción que cuestiona la actitud democrática en el ejercicio de los poderes. Y una demostración palpable de que se tiene verdadero miedo, e incluso alergia, a la discrepancia. Todo en una exhibición, en medidas de seguridad, argumentada, precisamente en la condena de los discrepantes, como si de delincuentes o terroristas potenciales se tratara. Se presentaba el nuevo rey, vestido de Capitán General, en una escenografía rancia, y, en cualquier caso, contradictoria con los mensajes que dirigía a la sociedad civil. De su discurso se esperaban gestos, que pueden haber satisfecho al “establishment” y a los múltiples voceros que han surgido por doquier en estos días, pero que palabras aparte, no satisfacen las dudas de la mayoría de los ciudadanos. Todo envuelto, eso si, en celofán de fiesta, con besos múltiples, como si de una revista de sociedad se tratará. Pero la realidad del discurso de ayer fue otra. De sus palabras no se puede deducir nada claramente decidido de lo que podría hacer realmente. Porque podría haber anunciado una total transparencia en el presupuesto real de la Casa Real, y no lo hizo. Y podría haber anunciado también una renuncia a los aforamientos de los que tanto se ha hablado estos días, y que hacen pensar en el porque de esa necesidad tan acuciante. Y tampoco. Incluso, aunque nadie lo esperaba, y pueda parecer cándido incluso el plantearlo, podría haber encarado su legitimación, proponiendo un referéndum sobre su figura y la de la monarquía, enmarcándolo en la reivindicación de su generación y del Siglo XXI. Ese habría sido el gesto por antonomasia. Que evidentemente tampoco sucedió. No nos engañemos, no hubo ni un gesto relevante y creíble. Todo fue milimétrico, escenificado, con corsé. Y con mucho cuidado. Tal vez, dicen algunos, porque, verdaderamente, no puede hacerlo. Si es así, ¿para que todo esto? Habría que aclararlo.
Juan Antonio Molero Cid

Anónimo dijo...

La Sanidad de Madrid, la mas privatizada de España
La Comunidad de Madrid es la que hoy la que mayor porcentaje de privatización sanitaria tiene, superando incluso a la de Cataluña. Este es una de las conclusiones del Observatorio Madrileño de Salud, en el que se integran más de cincuenta entidades y organizaciones (ayuntamientos, asociaciones, sindicatos y entidades sociales). Este es el resultado de las políticas del Gobierno de la Comunidad de Madrid que ha persistido en las privatizaciones de servicios importantes que antes eran de propiedad pública y que han ido entregando a empresas y entidades con ánimo de lucro como en el caso de la Lavandería de Mejorada y la extracción periférica de sangre, cedida a Cruz Roja. Igualmente persisten las derivaciones a centros privados que han supuesto hasta el 58,7% de las intervenciones quirúrgicas y el 76,4% de las pruebas diagnósticas. Todo ello ha supuesto la infrautilización de los centros públicos. Siendo una realidad que las movilizaciones de ciudadanos y trabajadores sanitarios han ganado importantes batallas, paralizando la privatización de seis hospitales, que se ha consolidado jurídicamente, el Gobierno de la Comunidad de Madrid no han renunciado a seguir persistiendo en la misma política. Ahora, simplemente de forma menos visible y ostentosa. La realidad es que falta un año para las elecciones autonómicas, y todas las actuaciones del Gobierno de Madrid estarán dirigidas a maquillar tanto lo realizado hasta ahora como sus intenciones futuras, de persistir en la privatización, con gestos y discursos engañosos. Ténganse en cuenta los proyectos de privatización de la Incapacidad Temporal para FREMAP, la regulación de las Unidades de Gestión Clínica con la complicidad del Ministerio de Sanidad, la situación de las urgencias, listas de espera, derivaciones…. El peligro continua. Juan Antonio Molero Cid